¡Mi escapada a Edimburgo!

December 24, 2017

 

Primero York, y ahora Edimburgo. Son las únicas ciudades que he visitado desde que vivo en Inglaterra, aunque siempre había querido ir a visitar la capital escocesa, y por fin he tenido la oportunidad. ¡Y nada más y menos que el primer fin de semana de mis vacaciones de Navidad!

 

Si eres fan de Harry Potter, yo diría que en cualquier ciudad  de Reino Unido te va a dar la sensación de estar en una de las películas. Pero ninguna como Edimburgo. Yo pensaba que después de haber estado en York y haber paseado por el "Callejón Diagon", no había otra ciudad que la superara. Pero me equivocaba. De verdad, en Edimburgo se respira magia e historia vayas por donde vayas. Es increíble también el terreno desigual que tiene y cómo destaca el castillo sobre cualquier otro edificio. 

 

Me habría gustado poder pasar una semana entera en Edimburgo, pero sólo pude ir un fin de semana con mi novio, y principalmente para visitar a su familia. Pero esos pocos días, han sido suficientes para enamorarme de la ciudad. 

 

Día 1 - Viernes

 

A las 15:30 de la tarde cogimos el tren desde Newcastle, y en tan sólo 1 hora y 30 minutos llegamos a nuestro destino. Los tíos de mi novio nos vinieron a recoger a la estación de trenes Waverly, y justo en frente nos encontramos con este espectáculo de luces. 

Se trataba de un proyecto en el que estudiantes graduados de la Universidad mostraban los momentos, personajes e inventos más importantes en la historia. 

Y justo hacia la izquierda nos encontramos el corazón de la ciudad, que atrae a tantos turistas cada año en Navidad: El Christmas Market.

Más bonito no podía ser. El ambiente de Navidad, las luces, los puestos de comida y de objetos artesanales, y atracciones para mayores y pequeños. Pero en ese momento no nos dio tiempo a disfrutarlo mucho, simplemente lo vimos de pasada ya que teníamos que coger un bus para ir a la casa de los tíos de mi novio.

Y tenía muchísimas ganas de verlo al día siguiente.


Día 2 - Sábado

 

Al día siguiente nos levantamos pronto, y empezamos el día con un paseo mañanero con le perrito de la familia. 

Estábamos a 40 minutos en bus del centro de Edimburgo y hacía bastante frío (unos -6 por la noche). Pero también tuvimos la suerte de ver paisajes como éste que, aunque no se aprecia en la foto, está justo al lado de un río.

Y después, ya estábamos listos para ver la ciudad en condiciones.

En cuanto nos bajamos del bus nuestro plan era empezar por arriba y seguir hacia abajo. Es decir, subir hasta el castillo, y luego bajar hacia el centro para buscar un sitio para comer en esa zona.

                                                                                                                                                                                                                                    Edificio de 1846                                                       

                                                               Castillo de Edimburgo

                                                    Árbol de Navidad en un callejón                  

                                                  Cartel del restaurante The Witchery

No podía evitar pararme cada 5 minutos cuando iba andando por las calles para fotografiar pequeños detalles como estos. Son simplemente elementos de decoración, pero nunca había visto nada así. 

Y por fin encontramos lo que estábamos buscando: La tienda de Harry Potter. Cuadros, libretas, bufandas, túnicas, pins, pegatinas, y sobretodo varitas. Esta tienda es el sueño de todo fan de Harry Potter. ¡En cuanto pueda me voy a Harry Potter World en Londres!

Cuando bajábamos desde la ciudad antigua tuve que pararme a captar estas vistas desde el puente, donde se ven las atracciones y el mercado de lejos, y toda la estación de trenes cubierta.

 

 

                                            Techo de la estación de trenes Waverly

Para comer fuimos a un restaurante italiano llamado Bar Napoli, en la calle Hanover. Es un restaurante muy acogedor, familiar y económico. ¡Y tengo que decir que no salimos con hambre de aquí!

                                                                      Bar Napoli

                                                                      Bruschetta                                                                     

                                                                     Calamares 

                                                                Tagliatelle con salmone                                                 

 

                                                              Pasta alla carbonara   

Después de este banquete, nos fuimos al mercado de Navidad, donde había puestos tanto de comida como de objetos artesanales hechos de madera, metal, cristal... Y tuve la oportunidad de comprar algunos regalos para mi familia para Navidad y Reyes.

Y finalmente, como no podía ser de otra forma, acabamos el día en el rincón español de Edimburgo: El Café Andaluz! Situado en la calle George St, y tomamos un café y un chocolate caliente antes de volvernos a casa, para entrar en calor. Y si nos hubiésemos quedado un día más me habría gustado haber podido ir a comer allí. ¡Otra razón más para volver!

Día 3 - Domingo

 

En el tercer día no nos dio tiempo a hacer mucho ya que nuestro tren de vuelta a Newcastle salía a las 18:00. Pero la mayor parte lo pasamos con la familia de mi novio, y fuimos a comer a un pub típico británico a 10 minutos de su casa, a las afueras de la ciudad. Y como era nuestro último día allí, y estaba en el sitio perfecto, me pedí Fish and Chips con una pinta increíble:

Y para despedirnos de Edimburgo y los familiares, volvimos al centro y al mercado de Navidad, pero esta vez a la parte de las atracciones. Fuimos a Santa Land, y subimos a una mini montaña rusa y a las sillas voladoras, toda una experiencia!

¡Y hasta aquí mi primera experiencia en Edimburgo! Me lo esperaba mucho más parecido a Londres, más moderno y cosmopolita. Y sin embargo, es todo lo contrario, y me encanta! Tengo muchísimas ganas de volver, y si pudieran ser 4 o 7 días mejor. Hemos visto lo más importante del centro de la ciudad, pero seguro que nos faltan otros muchos sitios por ver y fotografiar. Uno de ellos es la cafetería donde J.K. Rowling escribió Harry Portter, que nos fuimos sin verla. Pero la próxima vez iremos más preparados y planearemos mejor el viaje.

 

Saludos ingleses,

 

Lara X

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

CATEGORIES
Please reload

RECENT
Please reload

TAGS
Please reload

  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle

Copyright.

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now